El sol aún no asoma y ya estamos en el puerto para nuestro periplo en buque.  La armada nacional ha organizado todo para que viajemos en él a Bahía Málaga, desde ahí, una lancha de Guardacostas nos llevará a Juanchaco, donde espera Atanasia Gamboa, líder de la comunidad y de la Asociación de Mujeres Ébano.

La experiencia del Buque arranca desde el momento en que llegamos al muelle: Hay una corta demora a la que no damos importancia; después de todo aún no sale el sol y ya estamos viajando a nuestro destino. Tenemos la esperanza de aprovechar todo el tiempo que podamos con los lugareños, contactar con la comunidad indígena y conocer mucho más de nuestra anfitriona. 

Llegada a la Dirección General Marítima en Buenaventura  4:40 a.m.

Amaneciendo en el Buque

Una vez nos hacemos a la mar, el equipo aprovecha para hacer tomas,  todo luce diferente cuando la tierra se aleja. El viaje es un poco más lento de lo que sería en lancha, pero vale la pena, es tranquilo y cómodo ya que nos asignaron lugar en el area  reservada para los miembros de la Armada que aprovechamos para descansar.  

Llegamos casi a las 8 de la mañana a Bahía Málaga, entonces pasa… lo que fue un pequeño problema en la entrada al buque ahora se ha convertido en un retraso para nuestro itinerario. En el proceso de autorizaciones algo falló y no podemos salir de la zona de espera a la entrada de la base de la Armada Nacional

Yo (Julia) en el viaje hacia la base de la Armada Nacional en Bahía Málaga.

Llegada a la Base Militar

Preocupados, luego de explorar nuestras posibilidades, con toda la vergüenza del caso, llamamos a nuestro contacto en Juanchaco para informarle que no será posible que lleguemos pronto. Pasan las horas… no sabemos qué hacer… queremos llegar pero ya se acerca la tarde y no logramos salir de Bahía Málaga, estamos frustrados, pensamos que tendremos que devolvernos sin haber logrado nuestro objetivo…. los encargados y nuestros contactos que se han estado comunicando y moviendo tratando de solucionarlo todo, finalmente llegan a un acuerdo, podremos seguir nuestro viaje. 

Ya por fin llegando a Juanchaco 10:40 a.m.

Camino al encuentro con nuestra anfitriona

Doña Atanasia nos recibe, ha tenido una paciencia infinita para esperarnos, le agradecemos, lamentablemente tendremos que hacer una visita mucho más corta de lo que quisiéramos y no podremos ir con ella a Ladrilleros como era el plan inicial.

Ella nos saluda amablemente y comenzamos a conversar, le comentamos lo que queremos hacer, le hablamos de nuestro proyecto DENOMINACIÓN DE ORIGEN PACÍFICO y el deseo que nos mueve por visibilizar la cultura. Escucha atentamente, en cuanto terminamos de hablar, nos mira y decide llevarnos a la playa. 

Todo está muy bien -dice Atanasia- aquí tenemos muchos procesos y es necesario que se conozcan, y su proyecto suena muy lindo… A este punto  ya habíamos pasado por varios estados de animo, entre la alegría de saber que cooperará con nosotros a la duda; algo estaba pasando y ella prontamente nos hizo saber lo que era. 

Mientras recorremos la playa Atanasia Gamboa nos aclara que ya no creen en las cosas bonitas que le pintan desde afuera, porque han cooperado con varios  proyectos y los resultados no han sido los mejores. Recuerda con tristeza el de reciclaje en el que involucraron a la comunidad, los anuncios y las instrucciones de cómo hacerlo están por todo el lugar, igual que la basura plástica. Según nos cuenta, luego que ellos recolectaron todo el material en bultos llegaron a  llevarlo y sin más, rompieron los paquetes para sacar lo que les interesaba, dejando todo el material “inútil” regado junto a la tarima donde tocan los artistas en las fiestas. ¿Quien se haría cargo de esto o qué puede hacer la comunidad?

May , Atanasia y yo conversamos mientras caminamos

Atanasia dialogando con el equipo

 Por un momento nos mantuvimos en silencio, esta es la primera vez, pero no será la última en que escuchemos palabras como las de Atanasia. 

Superado este momento, ella comienza a compartir con nosotros, su confianza nos permite continuar y nos anima hablando de las iniciativas y procesos que tienen en la asociación que lidera, cómo afecta la vida de mujeres, niños y adolescentes. La conversación fluye, la entrevista es una de las más claras e impactantes de nuestra aventura.

Entre los proyectos de la Asociación de Mujeres Ébano de Ladrilleros, El Sendero la Flor del Duende me llama poderosamente la atención.

El Sendero eco-mitológico es guiado por ellas, mientras presentan las plantas y aves del lugar. Cuentan historias de personajes que habitan en su territorio y es difícil saber si hacen parte de una leyenda o de la realidad. 

Desde el momento que nos comunicamos con Atanasia, le habíamos preguntado si por medio de la organización era posible contactar a la comunidad indígena, ya que era una gran deuda en nuestra investigación. La presencia de la comunidad afro descendiente es de tal peso que tiende a eclipsar las otras etnias y pueblos originarios que cohabitan en la región. Ella nos comentó que tanto como llevarnos al cabildo no sería posible en esta visita, pero que nos podía conectar con un vendedor de artesanías indígena que suele trabajar en Juanchaco.

Para mí fue un momento alegre, después de todo tengo un compromiso personal con el reconocimiento a los pueblos originarios.

Aquí en mi visita a Putumayo para el Día Grande del 2020, conocido como Carnaval de Indios. Debo Agradecer a Carmen Juagibioy y al Cabildo Camëntzá de Mocoa y Valle de Sibundoy  que  me suelen recibir para estas fechas.

Hablar con Cuarzo Kiro, el vendedor de artesanías, fue interesante, nos contó de su familia, su hijo, su nuera, algo de historia y la presencia de los Wounaan, su pueblo. Con ese estilo característico que le concede el hablar dos idiomas, nos dice suavemente que ellos están ahí desde hace mucho tiempo, le pedimos que nos hable en su lengua y se reafirma, están desde que Colombia no era Colombia y que el mismo presidente sabe que están antes de que hubieran presidentes.

A las 4 de la tarde llega la lancha nuevamente por nosotros. Llevamos de Juanchaco muchas historias en la cámara y en la mente, 3 personajes que nos contaron sus historias , Atanasia Gamboa,  Rosalbina Valencia y Cuarzo Kiro,  historias que compartimos con ustedes (ver Bitácoras Capítulo 2). Son historias de familia, esfuerzo y dedicación. Nos vamos, con el peso y la responsabilidad que significan la confianza.

¿QUIERES  CONOCER MÁS EXPERIENCIAS DE VIAJE Y RODAJE? Visita nuestro blog.